lunes, 28 de enero de 2013

nuestro querido Ebro



Cuando el Ebro se cabrea lo hace de verdad, sin importarle nada ni nadie de los que lo tenemos cerca, pero aún así ni unos ni otros se ponen de acuerdo para que él siga su camino tranquilo y sin obstáculos que le hagan llevar sus aguas por su cauce.

En nuestro pueblo, (toco madera) las crecidas del río afectan a las cosechas sin causar daños en viviendas, pero alguna que otra vez hemos estado preocupados por que la mota aguantara la fuerza del agua y poniendo el ayuntamiento todos los medios para que así fuera. No es así en otros pueblos cercanos donde a pesar de hacer todo lo que está en sus manos, el agua llega a sus cultivos y viviendas teniendo que abandonar sus casas sin saber que suerte van a correr y como se las van a encontrar a su vuelta,¡¡que triste!! muy triste.

No digo que esto no pasara, porque ya sabemos que el agua no la para nadie, pero si a estos pueblos de la ribera alta y ribera baja del Ebro se les permitiera limpiar el río de toda la porquería otra cosa sería.

Toda la vida recuerdo a los camiones sacando graba del río, a la gente cogiendo leña de los árboles cuando les daban permiso y manteniendo las orillas como la patena, pero de repente aparecen los políticos, los verdes, los de medio ambiente y la madre que los pario y así entre unos y otros el Ebro está echo una mierda, por los pueblos claro, por Zaragoza está muy bonito, para la expo, y para los que están emocionados de ver bajar tanta agua por él y se pasan el rato en los puentes diciendo lo bonito que es verlo así--que se vengan a achicar agua a los pueblos cercanos y veras como no piensan lo mismo. Ains... como me cabreo!!

No digo que no sea importante el respeto al medio ambiente pero también a las personas que sufren cada vez que el río crece y creo que es importante buscar soluciones, sean las que sean, pero hacer algo.

Y por cierto, que paguen las indemnizaciones.

1 comentario:

  1. La verdad es que tanta agua da miedo.bs para las dos

    ResponderEliminar

no te cortes

no te cortes