sábado, 14 de abril de 2012

Entre dos amores ( Teresa M. )




Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores.


Uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos... Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella.


Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderéis siempre. Alguien con quien naciste conectado, tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz.


Hasta que cierto día dejareis de intentarlo… Os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando.


Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estábais leyendo esto os ha venido su nombre a la cabeza.


Os libraréis de él o de ella, dejaréis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (la sustituiréis por la calma), pero os aseguro que no pasará un día ni una sola noche sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más... en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias.

5 comentarios:

  1. Cuando lei esto me entraron unas ganas tremendas de publicarlo aquí, lo vi tan real y es que me identifico enseguida . Ah tener 45 años y sentir eso de los dos amores que cosa, que cosicaaaaaa.
    TERE

    ResponderEliminar
  2. que razon tiene.... la verdad prefiero la paz que un sin vivir por mucha pasion que le pongas si siempre acaba en una pelea o discusion, viva la paz y la tranquilidad.. aunque tampoco esta mal lo de "mejor sola que mal acompañada..."

    ResponderEliminar
  3. Ay ¡¡, chata no se que decirte, en esto de amar cada un@ tiene su propia idea de como vivirlo. Pero es verdad que enseguida nos vemos reflejados en el escrito. A mí me parece muy verdadero.
    Tere

    ResponderEliminar
  4. colega004@hotmail.com30/4/12 22:38

    Pues yo ya cumplí los 59, y aún me acuerdo de una Teresa que conocí, cuando tenía 24.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo3/2/13 23:59

    Es hermoso este texto de Paulo Coelho, generalmente sucede como se describe, solo que cuesta aceptarlo.
    Yo tengo esos dos amores.

    ResponderEliminar

no te cortes

no te cortes